Unos consejos básicos

Vuelos

Cuando hacemos viajes de larga distancia, siempre intento salir por una ciudad distinta a la de entrada; esto te permite ahorrarte el trayecto hasta la ciudad de origen, y disponer de al menos un día más. He leído en algún blog que esto encarece los precios de los vuelos; bajo mi experiencia, esto es completamente mentira, y si creéis que me estoy tirando el pisto, echad un ojo a estos precios (por persona, obviamente):

  • Madrid -> Las Vegas // San Francisco -> Madrid = 474€ (Air France, septiembre 2017)
  • Madrid -> Lima // Cusco -> Madrid = 684€ (Avianca, abril 2017)
  • Madrid -> Nueva York // Chicago -> Madrid = 448€ (American Airlines, marzo 2016)
  • Madrid -> Ho Chi Minh // Hanoi -> Madrid = 647€ (KLM, septiembre 2015)

Creo que son precios cuanto menos sensatos, ¿verdad? Por eso, os animo a que invirtáis tiempo en buscar la mejor combinación de vuelos en páginas como las mencionadas anteriormente; bastará con seleccionar la opción “destinos múltiples” y comencéis a confeccionar vuestros propios viajes. Os aseguro que encontraréis precios tan económicos como la ida/vuelta desde la misma ciudad. Pensad que, al final, la compañía aérea que opera el vuelo le da igual recogerte en la ciudad X o en la ciudad Y. Lógico, ¿no?

Hoteles y alojamiento

¿Qué hago yo con el tema de alojamiento? Salir con todo ya reservado desde casa, con los deberes hechos. Mucha gente prefiere llegar a la ciudad y patear la zona que les interesa para encontrar algo económico y bien situado (yo también lo he hecho). Sin embargo, bajo mi punto de vista vale más el tiempo que le ganas a la ciudad que los diez euros que puedas ahorrarte haciéndolo en persona y regateando precio.

Dicho esto, por supuesto que el plan se puede modificar sobre la marcha (nos pasó en Nueva Orleans… la ciudad nos enamoró y cancelamos a última hora el hotel que teníamos en Natchez, Mississippi). Ahora, eso sí, si te apetece hacerlo así, hay una serie de cosas que tenéis que tener en cuenta:

1-. Reservad siempre hoteles con cancelación gratuita.

Yo utilizo Booking, y os voy a contar un pequeño truco del almendruco: en el viaje a Tailandia de 2014, me lié a reservar multitud de hoteles en cada ciudad por la que íbamos a pasar, quizá dos o tres por ciudad: los había más caros, más económicos, mejor situados, etc… El caso es que, como sabía que todos ellos eran de cancelación gratuita, yo los “cogía” para luego enseñárselos a Gloria y elegir tranquilamente en cuál quedarnos.

Curiosamente, antes de salir de viaje (es decir, antes de haberse hecho efectiva ninguna reserva), Booking me ascendió automáticamente a usuario Genius… ¿qué significa esto? básicamente, que dispones de ofertas bastante suculentas, (a veces con descuentos de hasta un 50%) que un usuario normal no tiene; otras veces puede consistir en una bebida de bienvenida, otras tantas un late check-out… Interesante ¿verdad?

Hablando del Rey de Roma… utilizando este link podréis ganar 15€ tras vuestra estancia en Booking, seáis o no usuarios registrados. Sólo debéis hacer la reserva desde la página de Booking al abrir el link. A mí me ingresan otros 15€, así que ¡vamos coño!

2-. Conoced bien en qué terreno os movéis.

Esto suena un poco chungo, pero nada más lejos de la realidad: simplemente me refiero a que, sea cual sea la aplicación que utilicéis para reservar, debéis tener un buen manejo de ella: poder cancelar desde el móvil en un momento dado, cuando sólo quedan quince minutos para la finalización del período gratuito, reservar algo por la zona cuando un hotel nos deja tirados… Son cosas que en los momentos más inesperados os ayudarán, y mucho. Además, estamos en la época de la interconectividad y de la posibilidad de hacerlo todo en un momento desde la palma de la mano: creo que hay saber moverse con soltura por esos terrenos y aprovechar esas ventajas.

Por supuesto éste es sólo mi método, pero la verdad es que creo que me está funcionando; creo que ahorro tiempo y dinero. Por eso lo recomiendo.

Seguros médicos

Son varios los viajes que he hecho sin seguro médico, con la certeza de que nunca te va a pasar nada. Y por suerte hasta ahora no nos ha pasado nada. Pero… ¿sabéis que la gracia de alquilar una scooter de pésima calidad en una ciudad tailandesa y alegremente conducir con ella bajo la lluvia se puede convertir en algo chungo sin necesidad?

No, no me ha pasado. Pero antes de tener moto y ver lo extremadamente peligrosa que puede ser cualquier tontería, estuvimos en Tailandia con una moto de alquiler, sin seguro de ningún tipo. No es ningún drama, claro que no, pero la complicación de tener el más mínimo accidente sin seguro médico puede convertirse en un chiste malo.

Y también han sido muchos los que he hecho con seguro; hasta ahora por suerte, no me ha pasado nada, pero… ¿y si te doblas el pie en Estados Unidos y debes recibir un mínimo tratamiento médico? ¿Habéis visto los ejemplos de lo que vale allí cualquier complicación mínima?

En los últimos viajes hemos contratado un seguro bastante competente en cuanto a gastos de cobertura médica se refiere (que al final son bajo mi punto de vista lo más importante). Se trata de Columbus Direct, en su versión internacional (ahora os cuento). El precio para dos personas, con 14 millones de euros en gastos médicos de cobertura ha sido de 98,46€, utilizando el código de descuento RT20 (un 20% de descuento, que no está nada mal). Echad un ojo a las fotos (precio para dos personas):

ACTUALIZACIÓN MAYO 2018: Ahora sólo se está aplicando un 10%. Vaya por dios.

¿Qué quería decir con eso de “en su versión internacional“? Pues que tanto la documentación como la comunicación con ellos va a ser por defecto en inglés. Puede que en el momento en el que llames a sus oficinas (ubicadas en Reino Unido) haya alguien que hable español, y puedas hablar con esa persona. Pero también puede que esto no ocurra. Mi inglés no es desde luego excesivamente fluido (mucho menos por teléfono), así que en parte me la juego contratándolo de esta forma.

La versión de este seguro en castellano es más cara, y sobre todo y más importante: los gastos médicos se reducen a la mitad (7,5 millones de euros) mientras que el precio se dispara una barbaridad (siguen siendo precios para dos):

 Entiendo que si no te manejas muy allá con el inglés te decidas por esta opción. Para ella tienes también un código de descuento, que es “BCN“. Se trata en este caso de un 10%.

Por último, si os decidís por este seguro, no es necesario contratarlo a las 72h posteriores de haber comprado los billetes de avión, si no que puedes comprarlo el día antes de salir de viaje, que seguirá manteniendo todas las coberturas.

Transporte público o privado

El transporte en países no occidentales o con una pobre red de transporte público siempre es un tema muy delicado (hasta el punto de que en ciudades como Lima te recomiendan no coger taxis y hacer uso de Über), donde los timadores, aquellos que deciden darte una vuelta de más por la ciudad, campan a sus anchas (recordemos sin ir más lejos que en Madrid se tuvo que poner una tarifa fija) Por regla general nosotros al llegar al aeropuerto donde comenzará nuestro viaje, solemos contratar un taxi o contratar el primer trayecto con el hotel… Por supuesto es menos económico que el transporte público, pero ¿quién quiere perder otra hora de su tiempo tras un viaje intercontinental? Recordemos que en un viaje el tiempo es oro (y muchas veces lo perdemos regateando céntimos de euro sólo por decirnos a nosotros mismos que nadie nos ha engañado en la venta).

Así que preguntad a vuestro bolsillo cuál es la mejor forma para moveros: él, más que nadie, será quien tenga la última palabra…

Aplicaciones móviles de (mucha) utilidad

Son varias y casi todas ellas tratan de la geolocalización (aunque antes perderse fuera parte del encanto de un viaje, o así lo justificábamos): saber en qué punto te encuentras, o en qué esquina está ese bar que te han recomendado creo que son cosas prácticamente básicas a día de hoy.

En función del viaje siempre utilizas una app u otra (si, por ejemplo, en ese viaje no vas a conducir ¿para qué necesitas un gps?), pero hay una que siempre utilizo y que me ha sido de extrema utilidad. Es CityMaps2Go. Su versión gratuita, si no recuerdo mal, te permite bajar un mapa offline de una zona o ciudad del mundo. Pero si pagas lo que piden por ella (poco, creo que unos 3,5€, y hay que pagar, señores) tienes descarga ilimitadas de  todos los mapas del mundo. Y recordad: sin necesidad de estar conectado. 

Como gps hay otra multitud de opciones: desde descargar la zona de Google Maps durante un tiempo limitado para que puedas consultarlo sin necesidad de datos, hasta pagar la pasta que te pidan por gps’s tipo TomTom y similares.

Por suerte, hay también multitud de aplicaciones gratuitas que te van a dar el mismo resultado. Como gps he utilizado en diferentes ocasiones éste que veis más abajo.

Aquí tenéis las versiones de Estados Unidos: Play Store o  App Store.

NavMii, navegador gratuito.

Por último (aunque esta opción sí necesita de datos), últimamente intento echar un ojo en Tripadvisor para consultar (sobre todo) los restaurantes de la zona (también y sobre todo, en Madrid, mi ciudad). Son opiniones fiables y es una de las mayores plataformas a nivel mundial de críticas a establecimientos, así que aunque siempre hay despechados, habrá que tener en cuenta lo que dice el populacho, ¿no?

 

Deja un comentario