Una semana en Miami y los Cayos

Este año, con el viaje gordo que ya habíamos hecho por Canadá, apenas nos quedaban poco más de siete días de vacaciones y no había en absoluto idea de volver a cruzar el Atlántico. Hasta que me llegó la ofertaca de Travelzoo (un fantástico agregador de ofertas que os recomiendo).

Precio del vuelo

399€ por cabeza: vuelo directo con Iberia, y cochecito de alquiler durante una semana. Joder, imposible decir que no. Además con el atractivo de que aquí empezaba el frío, y siempre volar a un lugar más cálido. Lo agradeces tú, y tu maleta, que de repente pesa una millonésima parte que cuando viajas con ropa de abrigo. Ja.

Esta imagen la veréis, muy posiblemente, desde el aeropuerto. Aquí el detalle de la que es la tercera ciudad estadounidense en número de rascacielos (detrás de Chicago y Nueva York, con el indiscutido primer puesto).

Miami Skyline

Organizando los días

Contando con siete noches en destino, y teniendo el vuelo de vuelta por la tarde, lo queríamos organizar tal que así:

Planning (no cumplido) Miami

Pero, como las cosas no son como en el papel, quedó así:

  • Cuatro noches en Miami Beach (visitando en estos días los Everglades, barrios como Wynwood Walls, o el más grande de los outlets de Florida, el para nosotros decepcionante Sawgrass Mills).
  • Dos noches en Key West (haciendo snorkel y ¡montando en un biplano del año 1940!)
  • Una última noche de nuevo en Miami Beach (moviéndonos una vez más por la zona del South Beach, y un poco de la Pequeña Habana)

Obviábamos destinos como Orlando, Tampa, Fort Lauderdale… Pero es imposible en solo una semana intentar abarcar tanto. Olvidaros, y más con esos mega atascos tan americanos que acojonan.

Viajar hasta los Cayos

Considerada como una de las carreteras más emblemáticas de Estados Unidos, la U.S. Route nº1 es, os lo aseguro, una de las experiencias más guapas que vais a tener en este viaje.

Aunque recorre de norte a sur toda la península de Florida por su vertiente atlántica, es su tramo final el más atractivo a ojos del turista. De repente abandonas tierra firme y todo se convierte en puentes enlazando isla tras isla. Algo como esto:

Seven Miles Bridge

Aquí tenéis lo que hicimos por Miami.