Los Cayos del sur de la Florida

Cuánto tiempo visitar Key West, la joya de la corona

Muchos de los blogs que leí antes de emprender el viaje hablaban de una noche en Cayo Hueso (270 km’s por la US-1 desde Miami Beach). Jum. A mí personalmente me pareció poco tiempo, dado que no íbamos a estar tan siquiera 24h completas en la ciudad.

Pero los precios de los hoteles en Cayo Hueso son exageradamente, abrumadoramente, y constantemente caros, así que entiendo perfectamente que mucha gente elija pasar solo una noche. Yo, en otros tiempos no hubiera podido permitirme ni una tan siquiera.

Lo más barato que conseguimos nosotros fue El Patio Motel, del cual no quedamos muy satisfechos: precio increíblemente elevado (como 360€ para dos noches la habitación… me da hasta vergüenza decir que he pagado esos precios) y un servicio pésimo: no nos hicieron las camas, el baño era viejo a más no poder, etc…). A su favor decir que la piscina y el parking son dos servicios que te harán la vida más fácil durante el tiempo que pases.

Dos noches en Key West

A continuación algunos apuntes sobre la ciudad.

  • Alojamiento

Como decía antes, el alojamiento es caro de narices. Y contad con que tampoco se puede aparcar libremente en la calle, excepto en momentos muy puntuales. Así que intentad elegir uno con parking privado, y os olvidáis de coche mientras estéis en la isla.

Nosotros nos quedamos en el El Patio Motel. Se encuentra como a siete minutos caminando de Duval St., la artera principal, donde se encuentra la mayoría de restaurantes, tiendas y locales de ocio nocturno.

  • ¿Gallos?

Lo que más os va a llamar la atención según lleguéis a la isla será la cantidad de gallos que hay sueltos por las calles. Increíble. Dicen que fueron soltados por los exiliados cubanos (los traían para sus apuestas de peleas de gallo), en protesta ante la prohibición de semejantes actividades.

Verdad o no, la realidad es que hay miles de ellos.

 

  • Mallory Square

Donde dicen que desde esta plaza se ve uno de los atardeceres más bonitos del mundo. Me parecía un poco exagerado, pero juzgad por vosotros mismos tras ver esta foto (aunque hecha con la reflex y el fichero photoshopeado, prometo que no dista mucho de la realidad):

Atardecer en Mallory Square

  • Alquilar bici en la isla

Una buena idea que tuvo Gloria la de coger una bici. Los precios empiezan en los 14$ las 24h (recordad lo que nos cobraron en los Everglades, los truhanes). Cogedla porque la isla es completamente llana y es lo suficientemente pequeña para que en la bici se convierta en un agradable paseo, y lo suficientemente grande para perder mucho tiempo andando.

Si os mola la música en directo, no os perdáis este sitio. A las espaldas de Duval St. (601 Whitehead St, Key West, FL 33040, EE. UU) se encuentra un garito con una programación realmente importante en cuanto a calidad y cantidad de bandas procedente de todo el país (y decir eso de Estados Unidos es como hablar aquí de todo un continente). Pareciera que estuviese en Nueva Orleans y no en una isla perdida al sur de Estados Unidos. Además es gratis. Aquí la programación.

Nosotros vimos a menos de un metro a Eric Lindell con banda, y espectacular. Eric Lindell es un guitarrista y cantante norteamericano con una dilatada discografía (ocho discos, entre recopilatorios y álbumes de estudio) y que pasa por sellos tan importantes como Alligator Records (sello que ha grabado cientos de álbumes de Blues desde su creación en los primeros setenta en Chicago).

  • Southernmost Point

 

  • Playas

 

La peregrina opción de montar en un biplano de 1940

Cuando bajábamos dirección a los Cayos, pasamos por el aeropuerto de Marathon (una de las muchas pequeñas poblaciones que hay en todo este tramo) y vi este avión. El caso es que continuamos para posiblemente, parar a la vuelta. Y eso hicimos.

El avión en cuestión forma parte de la colección que tiene el Marathon Air Museum, de acceso gratuito.


U.S.A.F.

Según bajamos del coche, Gloria había visto un cartel que decía algo de tours en biplano de 1940, y sin pensarlo mucho (ni darme casi tiempo a reaccionar) preguntó el precio en unas oficinas que estaban en el mismo edificio del museo, indicándonos éstos que lo gestionaba una pequeña empresa (http://www.coastalbiplanetours.com) que debía estar por allí, ya que habían visto al avión realizar salidas esa misma mañana.

Bien, el caso es que lo hicimos, y fue la polla. Precio: 220$ dos personas, 20 minutos. Por supuesto es caro, pero es una experiencia única. El biplano, un Waco UPF-7 de 1940 fue utilizado para entrenamientos militares durante la Segunda Guerra Mundial. Acojonante.

Como podéis ver, estaba impoluto.

Waco UPF-7

Podéis elegir el de diez minutos, que es algo más económico, y merecerá la pena seguro. Verás el Puente de las Siete Millas:

Seven Miles Bridge
así como el Faro Sombrero (otro sitio muy popular para el snorkel, otra opción a tener en cuenta si queréis hacerlo):

Faro Sombrero

Durante el vuelo vimos delfines, manatíes… Increíble, de verdad que sí.

Snorkel en el Parque Estatal de John Pennekamp

El Arrecife de la Florida, la barrera de coral que pasa frente a los cayos es la tercera más grande del mundo, con una longitud de aproximadamente 270kms. Y dado que en Cayo Largo se encuentra el Pennekamp Coral Reef State Parkun parque estatal con multitud de alternativas (snorkel, buceo, barcos con casco de cristal, etc…), era casi obligatorio pasar por allí.

Parque Estatal John Pennekamp

La entrada al parque es de 9$ por coche: el primer día llegamos tarde respecto de una de las salidas a mar que había programadas, y muy amablemente nos devolvieron el importe de los 9$, explicándoles que perdíamos gran parte del día hasta la siguiente salida de snorkel. Lo hicimos, por tanto, en el viaje de vuelta de Key West.

La excursión consta de cerca de 1h entre que te llevan y te traen, y otra hora nadando en un mismo punto. Es espectacular porque en el punto en el que te sueltan, tienen hundido un Cristo de piedra con las manos alzadas al cielo. Sin saberlo, acojona. Es el Cristo del Abismo.

Foto tomada de Wikipedia.

Similar a esta, se encuentra otra en Génova, Italia. Esta estatua de la que os hablo fue de hecho donada por un buceador italiano, a principios de los sesenta.

Tema precios de la excursión: o llevas tus propias aletas, gafas y tubo, o lo alquilas allí (y los tubos los compras, a razón de 5$ el cutre y 10$ el que es algo mejor).

Entre pitos y flautas, dos personas más el alquiler de lo mencionado antes, se te pone en casi 95$. Si os preguntáis si merece la pena o no, os digo que sí. a veces pareces estar en una inmensa pecera. Muy guapo.