Tras la amigable Tailandia, que suele ser la puerta de entrada para el viajero occidental al sudeste asiático, quizá Vietnam sea el segundo país elegido por la mayoría de nosotros para seguir descubriendo ese rincón tan maravilloso de nuestro planeta.

Dejadme que os cuente de un vistazo qué partes recorrimos nosotros durante nuestro viaje a Vietnam y Camboya en tres semanas.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Vías del tren cruzando la ciudad de Ho Chi Minh.

Por qué elegir Vietnam

Rico en historia, colonizado en numerosas ocasiones por potencias extranjeras, escenario de numerosas guerras en su territorio y lleno de paisajes maravillosos, estoy seguro que Vietnam y su gente os apasionará más aún que la (a veces) artificial Tailandia.

Si a esto sumamos la visita de unos días a Camboya y el increíble escenario que supone Angkor Wat, os va a salir un viaje redondo, que recordaréis durante el resto de vuestra vida.

Vuelos desde España

Nosotros volamos con KLM, entrando por Ho Chi Minh y saliendo por Hanoi. De esta forma ahorrábamos un desplazamiento importante, que nos haría sacrificar o bien muchas horas si elegíamos el transporte terrestre, o bien pagar un vuelo interno, con el consabido gasto que conlleva.

El precio pagado en junio de 2015, para volar en septiembre de ese mismo año, fue de alrededor de 720€.

Y como estoy escribiendo esto en junio, pero del 2023, haciendo una rápida simulación en Kayak, los precios actualmente son de alrededor de 830€, así que no parece haber subido tanto. He visto uno, con dos escalas (viajes que siempre evito) por 565€. Ahí dejo esa info.

¿Viajas con Air China? Entonces deberías leer la página que escribí sobre la compañía (una más de las miles de opiniones sobre Air China).

Ho Chi Minh City, la antigua Saigón

La gran ciudad del país, la que habitan cerca de diez millones de habitantes, la que cambió el nombre del sugerente Saigón a «La Ciudad de Ho Chi Minh» en 1975 tras la finalización de la infame Guerra de Vietnam.

¿Quién fue Ho Chi Minh? Pues el fundador del Partido Comunista Vietnamita y Primer Ministro del país. Un dirigente a la altura de Lenin o de Mao Tse-Tung. No en vano tiene, como estos dos últimos en sus respectivas ciudades, su mausoleo (curiosamente, en Hanoi). Lamentablemente, cuando nosotros estuvimos habían llevado el cadáver a chapa y pintura a Moscú. Ahí es nada.

Algunos puntos clave de la ciudad, que podréis ver perfectamente en un par de días (junto con los túneles de Cu Chi y una excursión al Delta del Mekong), son:

  • El Palacio de la Reunificación, lugar clave en la firma del tratado de paz que pondría fin a la guerra;
  • Saigon Central Post Office, erróneamente atribuida a Gustave Eiffel;
  • La Catedral de Notre Dame, un templo menor a nuestros ojos de europeos, pero que choca verlo en un país asiático;
  • El Museo de los vestigios de la Guerra de Vietnam: una de las visitas sin duda más impactantes. Encontraréis artefactos de la Guerra de Vietnam (1955-1975), así como helicópteros o tanques. Y, quizá la obra más trascendental y más dura de todas, la que hizo ganar un Premio Pulitzer a su autor Nick Ut, una de las fotos más espeluznantes de la historia:

    Vietnam y Camboya en tres semanas

    «La Niña de Napalm», de nombre Kim Phuc, con sólo nueve añitos. Pinchad en la imagen para leer un buen artículo sobre esta fotografía.

Túneles de Cu Chi

Otro de los lugares más espeluznantes del viaje, y quizá no del agrado de todo el mundo, pero que bajo mi punto de vista es obligatorio conocer: los túneles de Cu Chi: un intrincado sistema de túneles, con cientos de kilómetros, que las guerrillas del Viet Cong utilizaron para moverse con cierta libertad, aprovechando que su fisonomía es más delgada y enjuta que la del occidental medio.

Se encuentran a una hora en coche, al noroeste de la ciudad, y encontraremos un museo al aire libre donde nos muestran (y podremos intentar introducirnos en algunos de ellos, si vuestra claustrofobia os lo permite) cómo eran, así como algunas de las trampas que utilizaban para matar al enemigo.

Una cosa que, por cierto, no me pareció apropiada, es que en las instalaciones puedes comprar balas de diferente calibre para disparar, en un campo de tiro adyacente, rifles AK-47 (los utilizados por el Viet Cong) o M-16 (usado por los americanos). Porque una cosa es que te cuenten la historia y otra hacer, de alguna forma, apología del armamento.

Por esta excursión nosotros pagamos allí alrededor de 5€ por cabeza, pero si preferís llevarlo planificado desde aquí, podéis utilizar este enlace.

Dos noches en Siem Reap

Uno de los destinos más increíbles de todo el mundo es el gran complejo de palacios y templos de Angkor Wat. Aunque lo principal se puede visitar en un día, os recomendamos dos para conocer más a fondo semejante maravilla de la humanidad. Hicimos noche en la vecina ciudad de Siem Reap.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Detalle de una cara tallada en Angkor Wat

El vuelo, de una hora escasa de duración, nos costaría a cada uno poco más de 110€. El visado es «on-arrival», lo cual significa que, una vez aterrices en el pequeño aeropuerto de esta ciudad, los agentes de aduana (policías, en este caso) realizarán las gestiones necesarias. Tenéis que pagar 30€ por él.

Para visitar la zona, lo mejor es que intentéis contactar con un conductor de tuk-tuk, el cual os llevará por los puntos más importantes de semejante complejo. Hice uso, una vez más, de las recomendaciones de otros turistas en el foro de Los Viajeros. Dedicadle un poco de tiempo a contactar con algunos de ellos y negociar los precios, y os aseguro que tendréis una experiencia magnífica.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Templo en Angkor Wat

Hue, sentimientos encontrados

A esta gran ciudad del centro de Vietnam llegábamos en avión desde Ho Chi Minh (Vietnam Airlines, 28€ por persona y maleta facturada) para luego poder visitar Hoi An.

El atractivo principal de la ciudad es ese gran palacio que, dicen, se asemeja a la Ciudad Prohibida de Beijing. Bueno… he tenido la suerte de estar en ambos sitios y dejadme deciros que no tiene nada que ver. Aún así, por sí mismo, es interesante y una visita imprescindible si pasas por la ciudad.

Y sobre por qué digo lo de sentimientos encontrados… nada realmente relevante, sólo que Gloria cayó mala durante la noche que estaríamos en la ciudad (intuimos que por agotamiento) y no pudimos hacer mucho más en ella.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Músicos tradicionales en la Ciudad Púrpura Prohibida de Hue

Hoi An, una ciudad que parece de mentira…

Pero que no lo es: simplemente fue el destino elegido por las tropas norteamericanas para establecer su base principal: es por esta razón, y no otra, por la que Hoi An permanece tal y como era antes de la destrucción que supuso la Guerra de Vietnam (insisto, 1955-1975, veinte putos años de bombas y masacres).

Ocurre lo mismo con Cracovia, fue la ciudad elegida por los nazis para establecer su cuartel general, librándose así de ser destruida.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Vendedora ambulante en Hoi An

Una de las excursiones más recomendadas (que nosotros no hicimos porque decidimos tocarnos la flor en la ciudad y sus playas) es una visita a Las Montañas de Mármol. Y es que a pesar de haber hecho un viaje de tres semanas, hay ciertos momentos en los que debes sacrificar alguna visita para, simplemente, disfrutar.

En Hoi An os acosarán indefectiblemente los sastres, ya vayáis en bici o caminando, se acercarán en sus motitos a preguntaros si queréis alguno. Bueno, si tenéis idea de haceros un traje a medida y vais a estar varios días en la ciudad… No es mala idea.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Paisano fumando en su barquita. Hoi An.

Hanoi, la bonita capital del país

La gran capital del país, y sin embargo una ciudad bastante más amigable que su «contraria» Ho Chi Minh City. Quizá sea debido al gran lago alrededor de la que crece, quizá por sus callejuelas y su casco antiguo, donde cada calle está dedicada a un oficio, quizá por su teatro de marionetas de agua…

Vietnam y Camboya en tres semanas

Espectáculo de marionetas de agua en Hanoi

El caso es que Hanoi merece, sin dudarlo por un momento, que paséis varias noches en ella y recorráis sus callecitas. Como en todo el sudeste asiático, mucho cuidado al momento de cruzar las calles, donde no pararán.

Fue en esta ciudad donde ví (nunca se me olvidará) una cabeza de perro asada, en uno de los muchos puestos de comida callejera que encontraréis en la zona:

Vietnam y Camboya en tres semanas

Cabeza de perro asada en las calles de Hanoi

Siento si alguien pudiera sentirse ofendido en esta era de las correcciones políticas y el evitar la ofensa. Pero esto es una página dedicada a los viajes, y allí es tan normal eso como aquí el ir a un mercado y ver los corderos en navidad. Y ya me jode haber tenido que escribir esta frase.

Sapa y sus arrozales

La región de montaña más bonita del país, con sus inmensos arrozales, sus mil tonos de verdes y… sus famosas etnias (qué plastas son, joder). Intentad incluir esta región en vuestro viaje, porque de otra forma no podréis ver maravillas como ésta (una de las fotos que, aunque bastante saturada en color, es de las que más orgulloso me siento):

Vietnam y Camboya en tres semanas

Arrozales en Sapa, Vietnam

En esta región es muy común el hacer alguna caminata de senderismo: nosotros contratamos un taxista que nos dejó en un punto y nos recogió, varias horas después, en la finalización de éste. El precio que pagamos por el tiempo de este hombre rondaba los 20€.

También podéis hacer una pequeña ruta en moto de alquiler, como nos cuentan Quim y Elena en su página.

También es una zona con una inmensa oferta de ropa técnica y diverso equipaje de montañismo: hay mucha falsificación pero, si buscáis, podréis encontrar artículos originales (yo compré unos pantalones Ternua, originales, por 15€… y sé que eran originales porque eran la única prenda de esa marca que había visto durante todo mi viaje… me inclino por pensar que fueran robados de la fábrica de turno).

Vietnam y Camboya en tres semanas

Etnias en Sapa

La bahía de Ha-Long

Qué increíble lugar. Aún lo recuerdo como algo mágico: despertar en un barquito en mitad del Mar de la China, rodeado de montañas de origen kárstico, con la mística de estar en un país que se encuentra prácticamente en los antípodas de tu hogar (aunque ya aceptado el femenino, originalmente se debería escribir en masculino, sí).

Vietnam y Camboya en tres semanas

Atardecer en la Bahía de Ha-Long

A diferencia de otros destinos de este viaje, donde no es necesario dedicar mucho tiempo, en este aconsejo que sí lo invirtáis: son cientos las empresas que operan los diferentes barcos, y lo que debería ser una experiencia única, puede convertirse en un mal trago, con instalaciones en muy mal estado y comida muy deficiente.

Es más, muchas de las empresas sólo se dedican a revender los tickets de las que operan oficialmente en la región. Podéis (debéis) hacer uso de este post en el maravilloso foro de Los Viajeros, donde hay información real y actualizada de los muchos cruceros.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Crucero por la Bahía de Ha-Long

Si os sirve, nosotros reservamos a través de Booking en uno llamado Halong Glory Legend Cruise, y el precio para dos noches fue de unos 350€. Una pasta, lo sé, pero... comimos bien, dormimos como reyes moros, y las instalaciones estaban que daba gusto verlo.

Curiosidades del viaje

  • Lenguaje escrito: paraos por un momento a pensar en la grafía que utilizan todos los países asiáticos: desde el chino al japonés, pasando por el koreano o el tailandés. Y ahora mirad en Google Maps cualquier punto del país… Vaya, si sois capaces de leerlo, si utilizan nuestro alfabeto… ¿por qué? ¿no deberían tener una grafía propia? Sí, claro que la tuvieron, pero los franceses (y concretamente un misionero que llegaría pocos años antes de la colonización oficial), que ocuparon la región desde 1887 hasta 1956 se encargó de eliminar por completo el alfabeto nativo e instaurar, por sus santos cojones morenos, el suyo propio, consiguiendo de un plumazo analfabetizar a toda la población y así hacerles aún más maleables a los designios del colonizador. Un plan absolutamente repugnante pero, reconozcámoslo, maestro.
  • Pan: por la misma razón de esta ocupación francesa es por la que, a día de hoy, encontraréis pan y, por ende, panaderías, en cualquier parte del país. Un alimento que nadie asocia con esta zona del globo pero que debe su existencia a la citada ocupación francesa. Pasa lo mismo, aunque en una escala de menor importancia, en Nueva Orleans.
  • Agente naranja: lamentablemente, durante vuestro viaje por Vietnam veréis los estragos causados no sólo en los excombatientes de la Guerra de Vietnam, si no también en sus descendientes. Un espectáculo amargo de ver, pero que nos recuerda lo miserable de las guerras.
  • Turistas asiáticos: ay los chinos, qué ruidosos son. Los veréis, seguro, en vuestros diferentes destinos. Cuando veáis a un grupo nutrido de asiáticos vestidos de forma muy estrambótica y riendo y chillando sin parar… muy seguramente sean chinos.
  • Las diferentes etnias del país: aunque distribuidas por todo el país (como es lógico), las más características y llamativas las veréis si decidís subir a Sapa: cada etnia mantiene sus ropajes característicos que hacen que se diferencien muy bien. Quizá la más nutrida sea la etnia Hmong, pero hay, según el siguiente link, cincuenta y cuatro. 
  • La religión más peculiar ¿del mundo?: seguro que hay otras mucho más curiosas, pero el caodaísmo, religión fundada en 1926 y que mezcla preceptos de las religiones cristianas, taoístas, y… yo qué sé cuántos más. Merece la pena echar un vistazo a las fotos del principal templo de esta religión profesada por nada menos que ocho millones de vietnamitas.
  • Libro y/o film recomendado: si os apetece leer una novela interesantísima, basada en los años finales de la ocupación francesa y donde empezaba a asomar la patita Estados Unidos, con un análisis crítico de lo que estaba pasando, comprad El Americano Tranquilo, una novela de Graham Greene. Es novela policíaca, es asequible para todos los públicos, y nos ofrece un retrato fidedigno de qué estaba ocurriendo en aquella región, en aquellos años. Y si sois más de cine, sabed que Joseph L. Mankiewicz (Eva Al Desnudo, Historias de Filadelfia) rodó, con James Stewart como protagonista, una película del mismo nombre.

Falsificaciones en Vietnam

Sólo a modo de chanza, tened cuidado si queréis comprar algo de ropa. Podéis encontraros con aberraciones como éstas:

Vietnam y Camboya en tres semanas

Pinchad en la imagen si os apetece que os sangren los ojos.

Galería fotográfica

Vietnam y Camboya en tres semanas

Templo en Angkor Wat

Vietnam y Camboya en tres semanas

Agricultor en Camboya

Vietnam y Camboya en tres semanas

Etnias en Sapa

Vietnam y Camboya en tres semanas

Detalle de una cara tallada en Angkor Wat

Vietnam y Camboya en tres semanas

Crucero por la Bahía de Ha-Long

Vietnam y Camboya en tres semanas

Atardecer en la Bahía de Ha-Long

Vietnam y Camboya en tres semanas

Paisano fumando en su barquita. Hoi An.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Vías del tren cruzando la ciudad de Ho Chi Minh.

Vietnam y Camboya en tres semanas

Cabeza de perro asada en las calles de Hanoi

Vietnam y Camboya en tres semanas

Vendedora ambulante en Hoi An

Vietnam y Camboya en tres semanas

Arrozales en Sapa, Vietnam

Vietnam y Camboya en tres semanas

Espectáculo de marionetas de agua en Hanoi

Vietnam y Camboya en tres semanas

Músicos tradicionales en la Ciudad Púrpura Prohibida de Hue

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *